Llegar a la música por el camino de las palabras...

sábado, 16 de julio de 2011

Héroe de la clase obrera

"They hate you if you're clever and they despise a fool, till you're so fucking crazy you can't follow their rules." (John Lennon, Working class hero)

Se despertaba, trabajaba y dormía un poco, lo suficiente como para adquirir fuerzas para el próximo duro día de trabajo. Así todos los días, hasta que no podía más.
Apenas veía a sus hijos, éstos iban a una pequeña y pobre escuela en la que los profesores les educaban de un modo totalmente efectivo gracias al empleo del dolor físico.
Su esposa volvía a estar embarazada.

En la mina le torturaban y el señor le despreciaba. Los obreros solo conocían su nombre, jamás su rostro, porque acercarse a la tierra era demasiado sucio para el patrón y las condiciones de sus trabajadores realmente le importaban una mierda.


El domingo tenían unas horas libres que debían dedicar a acudir a misa, misa en latín que el obrero no comprendía, pero qué importaba, ni siquiera creía en ningún Dios, pues de existir Éste no permitiría tanta injusticia en el mundo.

Y en todo momento le recordaban lo insignificante que era uno, que el poder lo tenían ellos y que él nunca sería tratado como un igual porque era un ignorante.
Pero a ojos de la ley le anunciaban que era un hombre libre, mientras le drogaban con la religión y el sexo.

Le enseñaron a sonreír mientras disparaba y vivió feliz porque sabía que el amor era lo único que no le faltaba.

V

lunes, 4 de julio de 2011

Ahora no temo a la muerte

"Who wants to live forever, who dares to love forever... when love must die?" (Queen, Who wants to live forever)

Querida ...

Las circunstancias que me mueven a escribirte son muy diferentes de las veces anteriores, desearía no tener que hacerte llegar estas palabras, pero sé que debo hacerlo. He sido injusto contigo desde el principio al desear que me amaras y supongo que vuelvo a ser injusto ahora, al pedirte que por favor dejes de hacerlo.

Ambos albergamos esperanzas vanas en un futuro que sabíamos que no llegaría, pero la ilusión y los escasos encuentros que tuvimos hicieron que las mariposas volaran desde nuestro estómago hasta nuestras mentes, nublándolas por completo.

Ignoro qué sensación habrán provocado en ti estas palabras, sé que no tendría que decirte esto, pero necesito hacerlo una vez más, después desapareceré, lo prometo. Te quiero, ..., y siempre te querré, me has demostrado que el mundo no es algo inmóvil, que podemos ser libres en el silencio, que existen las segundas oportunidades y que el amor puede durar para siempre, si se ama de verdad.

El motivo de mi despedida tiene que ver con que mi mujer nos descubrió cogidos de la mano mientras tomábamos café en la cafetería de la esquina. Sí, aquel maravilloso 4 de julio, el 4 de julio del 37. Siempre lo recordaré como nuestro último encuentro, mi último halo de felicidad.

Imagino que alguna vez barajaste la opción de escaparnos, de emigrar a América y dejar atrás esta eterna guerra, pero no sería justo alejarte de tu familia, menos ahora que han encerrado a tu hermano. Considero que lo mejor será que os deje ser felices en la medida de lo posible a ambas, a ti y a mi esposa, y desaparezca de vuestras vidas. Ya lo he decidido, quizá lo decidí hace mucho tiempo, me uniré al bando republicano enseguida y lucharé en lo que pueda por mejorar este país, hasta que nos recuperemos o hasta que la dictadura acabe implantándose en cada rincón de España.

Creo que sabías que acabaría haciéndolo, que mis ideales eran demasiado fuertes. Jamás te pediré que me perdones por esto, sé que de todos los hombres del mundo soy el último del que te deberías haber enamorado. De veras que lamento todo lo ocurrido y te aseguro que si pudiera volver atrás, ni se me ocurriría cruzarme en tu camino, aunque en mi fuero interno lo haría una y otra vez.

No temas por mí, tú eras lo único que me unía al mundo, así que ahora no temo a la muerte, la esperaré si ha de llegar.
Por favor, olvídame, vive y sé todo lo feliz que puedas.
Siempre tuyo:

...

V