Llegar a la música por el camino de las palabras...

domingo, 5 de febrero de 2012

Figuras literarias

"Y besando al Príncipe Feliz en los labios, cayó muerta a sus pies." (Oscar Wilde, El Príncipe Feliz)

A veces se te olvidan las metonimias de esta locura, tienes una parte y quieres el todo.
Los nervios te hacen crear un hipérbaton de confusión de frases, de nublados sentidos.
Manos de escarcha, cielo de ojos, kilómetros de espalda, metáforas en suspiros agitados.
Lazos invisibles nos unen a través del tiempo... la distancia... Wish you were... reticencia.
Pensamiento, bondad, humor absurdo e inteligente: asíndeton de tu nombre.
¡Wilde, Wilde, Wilde! ¡Si hubieras conocido a este Príncipe! Tú eres apóstrofe, Oscar, y él es Tristeza.
Yo veo el sonido de un violín y tú escuchas colores verdes inexistentes en esta sinestesia.
Alusión perifrástica a un día, un tren, un parque, una sonrisa, un beso... una noche.
Yo sin ti, tú sin mí, y me siento contigo aunque no tenga sentido ni como paradoja.
Te quiero, lo sabes, y no es hipérbole decirte que tu ausencia me llena de la más absoluta nada.

V

3 comentarios:

  1. Bien decía Raymond Chandler en uno de sus personajes: "Escritores, todo debe parecerse a algo".

    Nuestra subjetividad siempre recurre a lo inefable para desarrollar lo incomprendido, aquello que cae fuera de nuestros lugares comunes del habla. Significados mezclados para satisfacer la imperiosa necesidad del razonamiento.

    Gracias por el combustible para la mente :)

    ResponderEliminar

Escribe palabras para poder llenar este vacío pentagrama.