Llegar a la música por el camino de las palabras...

domingo, 13 de enero de 2013

Mi lado del sofá

"En un beso, sabrás todo lo que he callado." (Pablo Neruda)
En mi lado del sofá nunca hubo besos que robar, a cambio se devoraron libros, dulces y películas francesas. Fue un espacio tranquilo y lleno de paz, donde las lágrimas apenas crearon ríos, donde el amor y el odio fueron amordazados, silenciados bajo el celofán. Un lugar de resguardo mientras fuera caían gotas de lluvia que repiqueteaban contra el suelo, intentándome recordar lo triste que es el invierno. Aquí, entretanto, se oían risas, así como el corretear de mi hermano con sus pies (ya no tan) pequeños, y el aroma a chocolate que provenía de la cocina. En el verano, la luminosidad del sol se hacía más intensa, por las ventanas abiertas entraba el olor de la fresca hierba del jardín y el vello de los brazos se me erizaba en busca de los rayos más cálidos. Cuánta dicha podía caber en tan poco espacio...


Así que por qué habría de envidiar un sillón lleno de amor, si tenía ya mi lado del sofá.

V

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ésa es una buena pregunta, más que nada porque lo que quería resaltar no era lo bueno de mi lado del sofá, sino hacer ver que si bien este lado era increíble, el otro, donde reside el amor, debe serlo aun mucho más.
      Muchas gracias, ¡un beso!

      V

      Eliminar
  2. quizá simplemente por que no le agrada que a nosotros nos agrede, o esta muy aburrido para pedir nuestra opinión. Bello texto, las descripciones son muy ensoñables, cuanto extraño al invierno, yo por acá muero de calor.
    un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Que texto, me dan ganas de ir a buscar mi sillón y decirle gracias por tantos momentos.

    ResponderEliminar

Escribe palabras para poder llenar este vacío pentagrama.