Llegar a la música por el camino de las palabras...

lunes, 1 de julio de 2013

Las horas pasadas

"A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas." (Marcel Proust)

Aquel verano, si bien devoré una veintena de libros, no comprendí más que tres o cuatro. Esto se debía a que a pesar de que mis labios pronunciaban en silencio cada una de las palabras, mi pensamiento volaba por encima de las letras, evocando otros hechos, entumecido por las horas pasadas.
Cualquier intento de hacer frente al presente acababa errado, por venir a mí, a través de los sabores y olores que me rodeaban, recuerdos felices de antaño que lograban, incansablemente, desviarme de la actualidad.
Así, las interminables oraciones de Proust acababan por convertirse en un vaivén de letras sin sentido, que iban y venían sin retenerse en mis pupilas, mientras mi corazón bombeaba lejos de la Francia y de las vidas de los personajes que el escritor narraba.


Ciertamente, ahora no logro rememorar cuándo dejé de fantasear, de jugar a vivir en el pasado, quizá porque nunca dejé de hacerlo, pues el futuro siempre nos es incierto y no podemos echar de menos a quien aún no hemos conocido. Vivimos eternamente atrapados en el pasado porque en la noche deseamos aludir a momentos de alegría para así creernos capaces de poder construir la felicidad de nuestras vidas.
Y ahora aquel verano se me presenta, aun en la soledad en que pasé el mismo, como un verano maravilloso que tuve el placer de compartir con Proust y tantos otros, así como, en verdad, conmigo mismo.

V

4 comentarios:

  1. "vivimos eternamente atrapados en el pasado porque en la noche deseamos aludir a momentos de alegría para así creernos capaces de poder construir la felicidad de nuestras vidas"... esta parte me parece perfecta.
    es un trozo muy agradable, una declaración a las ensoñaciones que creo compartir.
    un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Que nuestros pensamientos vuelen "por encima de las letras, evocando otros hechos" y horas pasadas, en mayor o menor medida, es algo casi innato en la actividad de leer. Y es bello que así sea.

    Un placer topar con este blog. Me quedo por aquí. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me ha pasado infinidad de veces. Leer líneas y líneas mientras mi cabeza está claramente en otra parte. Siempre he querido comenzar a leer a Proust, pero nunca he acabado por hacerlo.

    Tus palabras cada vez me gustan más, más y más, bonita. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Hola. Tus palabras siguen causando sensaciones y remembranzas impactantes. Tal vez sea hora de formarse muchos pasados. Espero seguir tenienndo el placer de leerte. Tk care, kid.

    ResponderEliminar

Escribe palabras para poder llenar este vacío pentagrama.